¡No te compares! Tú eres tu mejor proyecto.

¡No te compares! Tú eres tu mejor proyecto.

A veces, al despertarnos, miramos las redes sociales y empezamos el día comparándonos:
- Mi amiga está de vacaciones.
- Ella tiene un cuerpo muy bonito.
- A mi prima le propusieron matrimonio.
- Mi amiga de la escuela está mucho más bonita que antes.

¿Qué genera la comparación en nosotras? Quedamos ciegas de lo bueno y lo bonito que hemos logrado y empezamos a juzgarnos con base en los estándares de los demás o en lo que han logrado los demás.

Pasa cuando vemos un cuerpo más bonito, más tonificado o más delgado que el nuestro.

Incluso, la pregunta no se queda ahí, te da curiosidad ver todo su proceso, qué ha hecho, qué come, cómo se cuida … Infinidad de preguntas te bombardean y mucho más si sabes que esa persona comparte todo sobre su vida fit.  Te dan ganas de lograr todos tus objetivos para verte igual o muchísimo mejor, te empiezas a comparar, pero también, te invade la culpa de no haber iniciado antes o quizás te sientas incapaz, pero no se trata de tener talento, se trata de tener disciplina y constancia.

¿Cómo lograr la disciplina?

La disciplina la logramos cuando tenemos una meta fija y todos los días trabajamos por ella con acciones pequeñas.

Pasa mucho con el ejercicio. Te vamos a poner un ejemplo: cuando tu meta es aumentar masa muscular y llevas haciendo tus rutinas constantemente por un par de semanas y no ves resultados inmediatos, te desmotivas. Pero no te desmotivas por ti, te desmotivas porque hay personas que ya lo lograron y quieres llegar lo más rápido posible a donde ellas están.

Para empezar a trabajar en tu meta puedes:

- Motivarte.
- Hacer todos los días algo que sabes que, poco a poco, te va a llevar a lograr tu meta.
- Ser constante.
- Establecer tiempos. ¡Agéndate!
- Darte una recompensa por eso que hiciste.


¡PACIENCIA!

¿Dónde está la disciplina? Entender que es un camino de constancia, que es un proceso donde estás en búsqueda de tu mejor versión. Lo importante es ser constante y continuar; levantarte todos los días a hacer tu rutina, a cuidar tu alimentación, a escuchar tu cuerpo y con el tiempo vendrán los resultados que veías lejos.

¿Cuánto tarda este proceso?

Es distinto para todos; por tu genética, por tu contextura y por las experiencias de actividad física o deporte que hayas tenido en tu vida.

Disfruta el proceso, disfruta el día a día, los resultados serán la consecuencia de hacer bien las cosas.

Tu mente es tu mejor aliado

Tu mente te puede motivar o desmotivar. Puede causarte muchos pensamientos de autosabotaje y también puede llevarte a tener muchos pensamientos de motivación y de disciplina. Así que, tú decides. Te proponemos lograr la mejor versión de todo tu ser.

Tienes que mentalizarte y tener tan claro tu objetivo que todos los días te motives a lograrlo. Todos los días tomas la decisión de hacer esas pequeñas acciones que te van a llevar a lograr todo lo que deseas y hacerlo no se convierte en una opción.

No te compares con los demás, enfócate en ser la mejor versión de ti misma. Compararte con otras personas solo te va a traer frustración. No esperes a que pase el tiempo y luego te preguntes “¿qué hubiera pasado si lo hubiera hecho constantemente cuando me lo propuse?” Tú eres tu mayor competencia, todo lo puedes lograr desde la disciplina y la mentalidad que le pones a todo lo que quieres lograr.

Vive tu proceso

Todos tenemos un proceso individual, tenemos objetivos diferentes y el plan de acción de cada uno es muy personal. Así que pon tu mente en ti y concéntrate en todo lo que deseas hacer, no mires a los lados. Tú vas a construir tu mejor versión.

Y si quieres saber más sobre cómo lograr todo aquello que te propongas, te invito a escuchar el capítulo #6 del podcast #NOMERINDO donde te damos más herramientas para que logres todos tus objetivos. Y recuerda: ¡No te compares! 💜

Con amor, equipo #NOMERINDO 💜

Artículo anterior